1) DEFINÍ CLARAMENTE TUS OBJETIVOS:

  • POCOS: comienza con algo concreto, a veces “menos es más”.
  • SIMPLES: deben ser específicos y con posibilidad de realizarlos, si los haces abstractos difícilmente puedas ver los resultados.
  • MEDIBLES: debes poder medirlos. Necesitas darte cuenta cuando lo lograste.
  • ALCANZABLES: debes sentir que puedes lograrlos. Ten cuidado con los objetivos ambiciosos.
  • TIEMPOS: la diferencia entre un sueño y la meta es una fecha límite. Poner una fecha para lograrlo es lo que te enfocará permanentemente.

2) DEFINÍ QUE METAS TE LLEVAN A CADA OBJETIVO:

  • MÍNIMO TRES: dividí tu objetivo en tres metas o más. Las metas son aquellos pequeños pasos que te ayudarán a alcanzar tus objetivos de manera progresiva.
  • CORTO PLAZO: a todas tus metas poneles un plazo, esto te permitirá acercarte al objetivo día a día, en tiempos más cortos.
  • ESCRIBIRLAS: reforzará tu convicción de querer lograrlas. Te dará claridad.

3) IDENTIFICA QUE ACCIONES TE CONDUCEN A CADA META:

  • MINIMO TRES: plantéate ¿qué puedes hacer para llegar a la meta?.
  • DENTRO DEL MES: piensa en aquellas acciones que podrías hacer este mes para cumplir tu meta ya que deberás revisarlas constantemente.
  • ACCIONES POSIBLES: ten en cuenta que deben ser tareas realizadas por vos y si dependes de la respuesta de terceros identifícalo.

4) ARMA TU PLANIFICACIÓN:

  • ESCRIBELA Y UBICALA EN UN LUGAR MUY VISIBLE DE TU CASA/TRABAJO.
  • QUE TENGA APERTURA SEMANAL Y DIARIA DEL MES (AGENDA) PARA COLOCAR QUE METAS TENDRÁS.
  • CON TIEMPOS PARA IMPREVISTOS (no lo hagas super exigente).
  • IDENTIFICA PRIORIDADES (ordénalas para cumplir las acciones).

5) HACE SEGUIMIENTO Y AJUSTE DE TU PLANIFICACIÓN:

  • REVISALA (diariamente/ semanalmente).
  • IDENTIFICA TUS LOGROS.
  • IDENTIFICA LOS PENDIENTES Y REPLANIFICA SI ES NECESARIO (no te frustres por no lograr lo que te propusiste, es parte del camino al éxito volver a planificar!).
  • ANALIZA MENSUALMENTE QUE METAS LOGRASTE.
  • REVISA QUE TAN CERCA ESTAS DE TUS OBJETIVOS.

No le tengas miedo a tu planificación es una herramienta que te guía, te enfoca y te permite saber qué hiciste y qué queres hacer… es el camino al logro de tus objetivos!

“El secreto para destacarse es empezar. El secreto para empezar es fraccionar las grandes y abrumadoras metas en objetivos pequeños y alcanzables, y empezar con el primero.”
MARK TWAIN