Muchas veces, el primer acercamiento de un nuevo cliente a nuestra área de RRHH surge por la necesidad de cubrir un puesto laboral.

Como nuestra metodología de búsqueda comienza con una reunión donde juntos construimos el perfil de búsqueda antes de ponernos en marcha, sucede que a veces nos encontramos con empresas sorprendidas ante nuestro rol de asesoramiento, en donde tratamos de compartirles, que una búsqueda de personal no es sólo encontrar una persona con conocimientos técnicos para ocupar un puesto.

En esta nota te presentamos algunos tips que compartimos en nuestras reuniones y que los ayudarán a tener mirada más “real” de la selección de personal:

  1. El perfil del puesto que se construye en función a la necesidad de la empresa puede ser un “ideal”.   Para encontrar un perfil real que se adapte a la necesidad de la empresa es importante tomar una actitud flexible y abierta. Mostrarse abierto ante las particularidades de los candidatos puede ser un punto a favor, ya que quizás la persona tenga más para sumar de lo que estaba pautado en principios.
  2. La necesidad del puesto es pensar inicialmente en un aquí y ahora. No proyectes demás sobre el puesto que vayas a incorporar. Confundir entre una necesidad del presente y una futura es algo muy común y poco favorable por las altas expectativas que se establecen para ambas partes, al estar formando la relación laboral. No crees expectativas en la persona que se incorpora al equipo de algo que “todavía” no hará, ni confundas sus tareas actuales con las que “tal vez” tenga que realizar en el fututo.
  3. No sólo buscamos un perfil con conocimiento técnico sino una PERSONA para incorporarse a un equipo. La relación laboral es como cualquier otra relación social, por ende, no sumarás sólo recurso a tu equipo sino una persona con un tipo de personalidad, cierta situación personal y modo de ser. Es importante proyectar cómo esa persona funcionaría en el equipo de trabajo en cual se incorporará. Es importante realizar un buen acompañamiento en el proceso de inducción tanto a la persona como al equipo en general.
  4. El rol del postulante en la instancia de selección también es activo. La necesidad no es sólo de la empresa, sino también del candidato. Ellos mismos hacen valer su experiencia y trayectoria por lo que han dejado de ser un actor con rol pasivo para pasar también a negociar sus condiciones. Esto no significa que el candidato sea “pretencioso”, esta característica puede ser una muestra de auto valoración (competencia que ayuda a generar más rápido seguridad en su nuevo rol).
  5. La búsqueda también está sujeta a los determinantes del mercado de trabajo. Cuando pensamos qué tipo de perfil QUEREMOS siempre deberíamos tener en cuenta qué tipo de perfiles EXISTEN para el tipo de mercado e industria que buscamos. Por eso, al momento de buscar un perfil es importante revisar algunas cuestiones como: ¿Existe ese tipo formación en la ciudad? ¿Existen otras empresas que puedan captar ese tipo de perfiles? ¿Es una profesión donde se tienda a la autonomía? Ante estas respuestas es importante siempre tener la capacidad de adaptar el puesto que buscamos a la oferta de candidatos y replantear constantemente las nuevas posibilidades.

Si necesitas asesoramiento y acompañamiento para la selección de personal no dudes en contactarte con nosotros.

Autora: Lic. Noelia Maizel