En la mayoría de los casos la respuesta está en la Gestión, abarcando las siguientes acciones:

· Planear (¿Qué hacer?): fijar los objetivos de la organización, la estrategia general para lograrlos, y el desarrollo de un conjunto exhaustivo de planes para integrar y coordinar las actividades.

· Organizar (¿Cómo hacer?): diseñar la estructura de la organización, determinar qué tareas hay que hacer, quién las hace, cómo se agrupan, quién rinde cuentas, a quién y dónde se toman las decisiones.

· Dirigir (Hacer): influir en los individuos para que contribuyan a favor del cumplimiento de las metas organizacionales y grupales.

· Controlar (Verificar): medir y corregir el desempeño individual y organizacional para garantizar que los hechos se apeguen a los planes.

Coordinar estas cuatro acciones en un proceso de mejora continua es la clave del éxito de cualquier empresa.