un beneficio que se extiende y amplia a otras actividades

El Proyecto de Ley de Economía del Conocimiento fue aprobado con consenso tanto en Diputados como en el Senado. La nueva ley busca  extender los beneficios de la ley de software actual, que se vencían el 31 de diciembre de este año.

A su vez, busca ampliar el universo de estas nuevas tecnologías y ya no serán solamente empresas desarrolladoras de software; también habrá incentivos para aquellos que hagan producción y postproducción audiovisual, biotecnología, servicios geológicos y de prospección, servicios relacionados con la electrónica y las comunicaciones, servicios profesionales, nanotecnología y nanociencia, industria aeroespacial y satelital, tecnologías espaciales, entre otros.

Dentro de los nuevos beneficios que esta nueva ley brinda, encontramos:

  • Estabilidad Fiscal; los beneficiarios no podrán ver incrementada su carga tributaria total nacional determinada al momento de su solicitud de adhesión al Registro de Beneficiarios.
  • Contribuciones Patronales: a diferencia del esquema actual, se establece una reducción adicional a las contribuciones patronales.
  • Incentivo adicional: Los beneficiarios podrán obtener un bono de crédito fiscal transferible equivalente a 1,6 veces el monto de las contribuciones que correspondiesen pagar según art. 8 de la ley., aplicable a IVA e Impuesto a las Ganancias.
  • Impuesto a las ganancias: Quedan alcanzados los beneficiarios por una alícuota reducida del 15% (apenas superior a la tasa anterior del 14%).
  • Retenciones y Percepciones: los beneficiarios no serán sujetos pasibles de retenciones ni percepciones de IVA.

 

Cabe preguntarnos, ¿Cuál es el tratamiento para los antiguos beneficiarios de la ley de Promoción al Software?

A partir de la promulgación de esta nueva ley y hasta su entrada en vigencia (Desde el 01/01/2020 hasta 31/12/2029), los beneficiarios de la Ley 25.922 y sus modificatorias deberán expresar su voluntad de continuar en el régimen, a través de la presentación de la respectiva solicitud de adhesión. Cumplidas las formalidades establecidas al efecto, los interesados serán incorporados, con carácter provisorio, en el Registro Nacional de Beneficiarios, considerándose como fecha de inscripción el día 1ero. De Enero de 2020.

En cuanto a los saldos de los bonos de crédito fiscal no aplicados al 31 de Diciembre de 2019, Según el Art. 16., serán considerados de libre transferibilidad  y se mantendrán vigentes hasta su agotamiento.

Se trata de un beneficio que conlleva un seguimiento administrativo especial pero que vale la pena gestionar. Desde KMP, podremos asesorarte sobre este nuevo régimen para que tu empresa acceda a los beneficios previamente mencionados, ¡no dudes en consultarnos!