Hace tiempo que desde la investigación científica se viene demostrando que la motivación para el trabajo determina de manera significativa el desempeño laboral y social de las personas, su productividad, su compromiso, sus comportamientos y su adhesión a las normas y políticas organizacionales, argumentando además que la motivación que surge en el ambiente de trabajo puede promover actuaciones positivas o también comportamientos inconvenientes.

Por todo esto, es que diagnosticar la organización se ha vuelto un tema esencial, la realización de un diagnóstico de la estructura de la empresa, de su funcionamiento, de las personas que intervienen, su historia y su desarrollo actual, es lo que permitirá identificar de manera certera los motivadores personales y laborales que afectan el desempeño y el compromiso de las personas en la organización.

El diagnóstico es la base de cualquier proyecto de intervención y de cualquier planificación estratégica para generar logros a corto y largo plazo, con resultados que pueden ser muy importantes para fortalecer la motivación de los empleados.

Según Guirao Silvente, profesor de Formación y Orientación Laboral de la Universidad de Madrid, existen aspectos que pueden ser identificados con el Diagnóstico en relación a lograr una mayor motivación:

– La mejora de las condiciones laborales: Salarios razonables, políticas justas, condiciones agradables de trabajo; para evitar la insatisfacción.
– Enriquecimiento del trabajo. Trabajos menos monótonos y repetitivos, mayor responsabilidad de las tareas.
– Adecuación de persona/puesto de trabajo. Incorporar a cada puesto de trabajo la persona que tenga los conocimientos, habilidades y experiencia suficiente, así como aquella que este motivada e interesada en ese trabajo.
– Participación y delegación. Que los trabajadores participen en elaboración y planificación de su trabajo.

En resumen, ¿por qué es esencial el diagnóstico de la organización para afianzar estas cuestiones?

Porque nos permite identificar motivadores personales y laborales que afectan el desempeño y el compromiso de las personas que trabajan en cada empresa, y así poder definir políticas laborales y propuestas de gestión contextualizadas en las especificidades que cada empresa necesita e intervenir de manera adecuada.

En Kmp consideramos que el diagnóstico de la organización es esencial para desarrollar cualquiera de nuestros servicios, porque eso nos permite asistir a la organización en la implementación y gestión de políticas y estrategias adecuada a la necesidad de cada empresa.