El mundo del trabajo está cambiando; las transformaciones que auguran los especialistas van desde nuevas formas de contratación hasta estructuras más chatas y menos jerárquicas. A su vez, la hiperconectividad y la incorporación de nuevas generaciones al ámbito laboral se mencionan como las principales raíces de este nuevo panorama. Los jóvenes son los que cada vez más desafían a las organizaciones, y no al revés.

Las reglas están cambiando y las empresas tienen el desafío de adaptarse para seguir avanzando.

En esta nota te contamos algunas de las nuevas reglas del mundo laboral que los líderes deberán afrontar con mayor habilidad e inteligencia:

  • La flexibilidad es la regla. Hoy el nuevo paradigma es la contratación flexible. Las formas más rígidas de contratación se han vuelto más costosas y no condicen con las nuevas normas de una sociedad volátil, compleja y ambigüa. Coincide en que hay un crecimiento de otras modalidades de contratación que están cobrando mucha más relevancia como la incorporación de servicios tercerizados o profesionales freelance.

 

  • Las compañías cada vez más se integran de “muchas pequeñas partes”. Los nuevos modos de trabajo tienden a la “atomización” donde la capacidad de liderazgo remite no tanto a manejar personas sino proyectos, complementando ambas partes para llevar adelante los objetivos propuestos; y logrando así, que los equipos trasciendan la frontera de la organización y sean multidisciplinares. Valerse de la tercerización no es sólo una cuestión de costos sino de lograr resultados rápidos con expertise e innovación.

 

  • Se persiguen estructuras organizacionales más chatas y menos jerárquicas.  Hoy las estructuras piramidales están dejando de ser efectivas, dado que se lo vincula con el tiempo en que tarda en ascender y descender las respuestas y que en muchos casos el colaborador está en contacto con el cliente y sus necesidades está en condiciones de brindárselas. De esta forma se persiguen estructuras más chatas que permiten generar una mayor agilidad en la toma de decisiones, brindando lo que se llama empoderamiento a las personas o espacios para la toma de decisiones y autogestión.

 

  • La Generación Zeta empieza a incorporarse al mundo del trabajo y genera nuevos retos para la adaptación. Esto transforma no sólo la dinámica de los equipos, sino la percepción de la rutina laboral y personal (que ya no es rígida y fija). Esta nueva generación abandona la creencia de que sólo hay que tener un trabajo adoptando la idea de que la variedad de empleos les aporta nuevos estímulos, elimina la rutina y le da más seguridad.

 

¿Cómo afectan estos cambios socio culturales del mundo del trabajo en la figura de los nuevos líderes?

Este contexto favorece la necesidad de líderes que representen agentes facilitadores de cambios constantes, líderes que aspiren, que guíen, que acompañen en el desarrollo.  La figura del líder se ha convertido en algo más sútil por los escenarios diversos que aparecen en el mundo del trabajo; por eso el mejor líder es el que consigue que personas que piensan y actúan distinto aporten lo mejor de cada una en función del proyecto que integran.

Texto adaptado de: “Las reglas del nuevo mundo laboral” – Elcronista.com 26/04/2017