A partir de una notoria preocupación de la AFIP por el incremento en la deducción de gastos en Gastronomía por parte de los contribuyentes, el fisco nacional fijó una nueva postura a través de una nota que le envió a la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica (Fehgra), luego de haber aplicado multas a restaurantes y bares por emitir esas facturas “A”, indicando que solo deben emitirlas si el cliente que la solicita puede justificar dicho gasto para su actividad.

A partir de este información, se plantearon dos posturas, los locales gastronómicos que entregan comprobantes del tipo “A” y los que, por el contrario, se niegan rotundamente a hacerlo, lo que hace que los clientes tengan que conformarse con uno del tipo “B”, o “consumidor final”.

No obstante, no existe ninguna norma que indique la obligatoriedad de emitir facturas ‘B’.

El principal problema es que ante la falta de normativa vigente, es difícil explicarles a los clientes que siguen pidiendo las del tipo ‘A’, que esto no corresponde y se termina en un conflicto innecesario. A esto se le suma que no todos los lugares respetan esta postura y se produce una competencia desleal que provoca que quien no hace factura ‘A’ pierda la venta en beneficio del que sí la hace.

Por este motivo, el organismo de recaudación está ultimando los detalles de una nueva normativa, se va a establecer un nuevo procedimiento para aquellos que soliciten en los bares y restaurantes facturas “A”.

La nueva resolución general, que entraría en vigencia a principios de septiembre, fijará un régimen de información al que quedarán sometidos aquellos que estén autorizados a computar el crédito fiscal que surja de estos consumos.

Aquellos que celebren un almuerzo o una cena, a la hora de pedir factura “A”, deberán completar y firmar un formulario a modo de declaración jurada.

Según el texto de la normativa, en el mencionado formulario se deberá identificar quién es el solicitante (es decir, si se trata del titular, presidente o empleado de la firma) y se tendrá que especificar “el motivo de la excepción invocada”.

Por último, es importante recordar que esta nueva obligación no sólo recaerá en los negocios gastronómicos, sino también en otras actividades como la hotelera y la desarrollada por salones de bellezaestacionamientos y gimnasios.