El proyecto de Ley de Teletrabajo fue aprobado por la Cámara de Diputados y se giró al Senado. De convertirse en ley, entrará en vigencia tres meses después de que finalice el aislamiento contra la pandemia.

Se trata de una modificación a la ley de Contrato de Trabajo que incorpora al teletrabajo como modalidad de trabajo, no como una actividad laboral distinta. Establece lineamientos generales de derechos y obligaciones, para dejar los aspectos específicos a las negociaciones de cada sector.

Entre otras cosas, establece que:

  • La empresa debe proporcionar el equipamiento —hardware y software–, las herramientas de trabajo y el soporte necesario para el desempeño de las tareas efectuadas.
  • Deberá asumir los costos de instalación, mantenimiento y reparación de los equipos, o la compensación por la utilización de herramientas propias de la persona que trabaja.
  • Los empleados, a su vez, tendrán derecho a la compensación por los mayores gastos en conectividad y/o consumo de servicios —de energía eléctrica y gas, por ejemplo— que deba afrontar por trabajar fuera de la oficina.
  • La remuneración no podrá ser inferior a la que percibían o percibirían bajo la modalidad presencial y la jornada laboral deberá ser pactada previamente por escrito en el contrato de trabajo.
  • La iniciativa establece también que el cambio de modalidad presencial a teletrabajo, “debe ser voluntario y prestado por escrito” y, por ende, esa decisión también puede ser reversible.
  • Se dispone que las empresas que desarrollen el teletrabajo deberán registrarse en el Ministerio de Trabajo, “acreditando el software o plataforma a utilizar y la nómina de las personas que desarrollan estas tareas, las que deberán informarse ante cada alta producida o de manera mensual”. Y prevé que “esa información deberá ser remitida a la organización sindical pertinente”.

El teletrabajo es una modalidad de trabajo que demostró ser muy útil, y muy valorada tanto por los empleados como por las empresas, pareciera que llego para quedarse, pero esta reglamentación que se está pensando podría implicar un efecto desalentador para el empleador. Esperemos que este tema se siga debatiendo y mejorando para transformarse en una herramienta valorada y útil para ambas partes.

Seguinos en las redes, te estaremos contando mas aspectos sobre el avance de la reglamentación.