La presidenta Cristina Fernández de Kirchner se reunió en la Casa Rosada junto a la cúpula de la Confederación General del Trabajo (CGT) encabezada por Hugo Moyano y decidió elevar el piso salarial a partir del cual los trabajadores comienzan a soportar el Impuesto a las Ganancias.El Ejecutivo decidió aumentar en un 20% el mínimo no imponible del tributo. Por lo tanto, de manera retroactiva al 1 de enero pasado, el nuevo piso pasa de $4.818 a $5.782 netos mensuales para trabajadores solteros y aumenta de $6.662 a $7.998 para casados con dos hijos.

El titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, precisó el alivio. En primer término, el funcionario explicó que la norma será oficializada el próximo lunes 4 de Abril.

Fuente: AFIP

A partir de la flamante resolución, los nuevos valores de las deducciones serán los siguientes:

  • Mínimo no imponible: $12.960 anuales.
  • Cónyuge: $14.400 anuales.
  • Hijos: $7.200 anuales.
  • Otras cargas: $5.400 anuales.
  • Deducción especial: $62.208 anuales.

Respecto a la decisión de instrumentar el alivio sin el aval legal correspondiente, Echegaray en rueda de prensa no dejó lugar a dudas: “La AFIP hizo lo que se puede hacer hasta que el Congreso le dé un tratamiento serio, responsable y técnico al tema”.Si el Congreso no valida la reforma este año, Echegaray adelantó que la AFIP volverá a diferir el pago para que los contribuyentes no tengan una deuda brutal con el fisco en febrero de 2012.

Alcance del alivio
Conocida la medida, Marcelo Dominguez, coordinador de la Comisión Tributaria de la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas (Facpce), aseguró que “es muy importante el aumento del 20% dispuesto por la AFIP para las deducciones personales del 2011, pero el mismo no es suficiente”.

“Hay un aspecto económico y un aspecto jurídico que aún está pendiente de resolución por parte de los poderes del Estado”, advirtió Dominguez.

“En lo económico, el aumento de las deducciones personales debería ser mayor al 20% y que, además, se deberían aumentar los tramos de la escala del artículo 90 de la Ley del Impuesto a las Ganancias, los cuales no se han aumentado desde el 2000”, explicó el experto.

“En lo jurídico, cabe señalar que los aumentos de los importes fijos de la Ley del Impuesto a las Ganancias deberían hacerse por ley y no por resolución de la AFIP”, precisó Domínguez.

Impacto en el bolsillo
Para medir el impacto, Domínguez presentó un par de ejemplos:

  • A un trabajador soltero que gana $15.000, la retención mensual de Ganancias se le reduce $306 al pasar de $2.439 a 2.133 pesos. Es decir que las incidencia de las retenciones sobre el sueldo pasa del 16,26 % actual, al 15,32 por ciento.
  • Si al mismo trabajador, le elevan el salario en 20% (pasa a $18.000), bajo los nuevos valores, se le retendrán $ 3.151 mensuales.  Es decir, se le retienen $712 mensuales más que antes. En este caso, la incidencia de las retenciones sobre el sueldo pasa del 16,26% actual, al 17,51 por ciento.

En otras palabras, Dominguez apunta a dejar en claro que sin modificar las escalas de tributación del Impuesto a las Ganancias, la presión impositiva sobre los salarios crecerá durante este año, más allá del alivio recientemente anunciado.

Esto es así, ya que la suba del 20 % del piso salarial a partir del cual se paga Ganancias no compensa ni la inflación ni los incrementos salariales esperados para este año que rondan 25% anual.