En el día de ayer, a partir de la Resolución General 3668, la AFIP introduce una nueva
limitación al cómputo del crédito fiscal: bares, restaurantes, cantinas, salón de té, confiterías,
hoteles, hosterías, pensiones, hospedajes, moteles, campamentos, apart-hoteles y
similares, posada, hoteles o alojamiento por hora, casas de baños, masajes, piscinas de
natación, gimnasios, peluquerías, salones de belleza, playas de estacionamiento o garajes y
similares se deberán someter a un régimen especial de emisión de comprobantes electrónicos;
o a la emisión no electrónica complementada con un régimen de información.

¿En qué afecta la Declaración Jurada a los clientes?

Cuando se concurra al establecimiento, y el cliente solicite la emisión del comprobante
clase “A”, el emisor deberá requerir al receptor del comprobante que complete y firme el
formulario de declaración jurada 8001, el cual incluirá: *Tipo y número de documento y
carácter (titular, director o presidente, apoderado o empleado) del firmante; y a su vresoez, se
deberá tildar dentro de una serie de opciones el motivo de la excepción que permita la
emisión del comprobante “A”. Dichas opciones serán:

  • Locador o prestador de los mismos servicios.
  • La facturación corresponde a conferencia, congreso, convención, o evento similar, directamente relacionado con la actividad específica del contratante.
  • La facturación corresponde a ropa con destino a bien de cambio
  • La facturación corresponde a indumentaria y accesorios de utilización exclusiva en los lugares de trabajo.
  • El contratante es una empresa de transporte internacional de pasajeros o cargas, y el servicio facturado corresponden a alojamiento o alimentación de la tripulación.
  • Intermediario

Por lo tanto, quien solicite una factura tipo “A”, se deberá responsabilizar del gasto que está
efectuando para su empresa o explotación, dejando un motivo expreso que lo justifique.

Nueva responsabilidad de los establecimientos gastronómicos

Además, a todo esto, la AFIP crea el régimen informativo denominado “Régimen informativo
de Comprobantes Clase A”, para aquellos que no se adhieran a factura electrónica y continúen
con su forma tradicional o manual de facturación. Esto genera más trabajo y responsabilidades
para los responsables de los establecimientos y/o sus asesores impositivos.

Todas estas novedades entran en vigencia a partir del 1° de noviembre de 2014.
Desde nuestro punto de vista, todos estos procedimientos que la AFIP pone para su
implementación, no es más ni menos que un nuevo paso para la puesta en marcha de la
liquidación proforma del impuesto al valor agregado, camino al cual conducen todas estas
medidas.