Definitivamente las evaluaciones de desempeño son una práctica necesaria ya que permiten adquirir información relevante de los colaboradores en las empresas, encontrar factores claves para proyectarlos laboralmente, medir el clima laboral y la influencia de una cultura corporativa.

Pero, hay que ser realista, los formatos tradicionales estan siendo obsoletos en esta nueva era dinámica y digital. La globalización, las nuevas generaciones y la tecnología nos obligan a reinventar la forma de evaluar el rendimiento de las personas donde ya no alcanza con gestionar su rendimiento pasado sino evaluar su potencial a futuro.

Saber qué se espera de cada uno en el rol que ejerce, qué prioridades, objetivos y métricas deben alcanzarse para conseguir el éxito, es una de las claves para desarrollar correctamente la evaluación de desempeño.

Conversaciones constantes (feedback), preocupación y colaboración en su progreso, es algo que las nuevas generaciones demandan para entender qué deben hacer para desarrollarse, qué formación les conviene y cuáles son los roles donde pueden combinar sus capacidades, fortalezas e intereses.

En definitiva, desarrollando correctamente una evaluación de desempeño con una mirada al futuro, conseguiremos motivar a nuestros profesionales y ayudarles en su desarrollo.

En KMP trabajamos en potenciar el desarrollo de todos nuestros profesionales, lo que mejora la forma de trabajar y la calidad de nuestros servicios. En ese mismo sentido, podemos acompañarte a evaluar el potencial de tus profesionales/colaboradores.