Como temática de fin de año nos proponemos vincular la instancia de balances y visualización de los logros obtenidos con los procesos de aprendizaje (a nivel personal y en nuestros equipos de trabajo).

La pregunta implícita que esconde la evaluación de nuestros logros es ¿Qué aprendimos y de qué modo lo aprendimos? Y en este sentido, ¿Qué aspectos positivos internalizaremos de aquí en adelante? y ¿Qué cosas queremos cambiar?

Sabemos que aprender, involucra el proceso de internalizar conocimientos, prácticas, tareas, pero a su vez involucra el hecho de capitalizar las experiencias. Todo aquello que aprendemos es parte de nuestro procesamiento de las experiencias de la vida pero también deviene del modo en que nos vinculamos con nuestro entorno y nuestras relaciones inmediatas ya que el aprendizaje es un proceso social.

Pero ¿Qué sucede con el proceso de aprendizaje dentro de las organizaciones?.

Existe una serie de características de los espacios de trabajo que facilitan, agilizan y fomentan los procesos de aprendizaje dentro de las empresas.

La influencia de los líderes y de los directivos es, por ejemplo, una de las características claves para fomentar el aprendizaje organizacional. Estos perfiles tienen influencia directa para motivar a las personas dentro de la organización a compartir sus conocimientos con el resto del equipo, fomentando espacios y prácticas para el intercambio, la capacitación interna, y, por supuesto, generando un ambiente en el que las buenas ideas sean valoradas dentro de los procesos de trabajo.

Asimismo, es preciso contar con una estructura organizativa ágil basada en la comunicaciónla información y el diálogo continuo. Las políticas de la empresa deben orientarse en conocer y potenciar las capacidades del personal y las oportunidades existentes. De este modo los miembros de la empresa se verán incentivados no sólo a compartir su conocimiento actual sino a generar nuevo conocimiento a partir de las experiencias propias y de otros.

Fomentar el aprendizaje dentro de la organización no sólo ayuda al desenvolvimiento y al desarrollo de las competencias del personal de la empresa, sino que favorece a la construcción de un mejor clima laboral donde todos puedan aportar su punto de vista sobre los diversos procesos.

En Kmp acompañamos a las organizaciones en su proceso de aprendizaje, adoptando el cambio como parte de su cultura de trabajo y a las personas como su principal motor para generar valor agregado. Consulte por nuestros servicios en Recursos Humanos.