Cuando concluye una relación de trabajo generalmente se piensa en procesos largos o conflictos, sin embargo cuando la empresa decide desvincular a un colaborador, planificar el proceso de desvinculación buscando la mejor solución para las partes involucradas (empleado y empresa) ayuda a que la desvinculación sea exitosa.

¿Cómo logran evitar vivir incómodamente esta etapa?

  • Antes de avanzar:

La empresa debe asesorarse con profesionales laborales en relación a todo el proceso de desvinculación y sus riesgos.

  • Analizar LA DOCUMENTACION del LEGAJO DEL PERSONAL
  • Tomar  los recaudos legales para evitar pago de indemnizaciones y/o multas innecesarias
  • Definir con sus asesores las alternativas de negociación
  • Definir la forma y la persona adecuada para realizar la comunicación/ negociación.

 

  • Durante el proceso:
    • Comunicarse en forma asertiva con el empleado a desvincular y su entorno, cuidando el clima laboral
    • Manejar la información vinculada al proceso en forma confidencial con las personas necesarias.
    • Contener al empleado y a su equipo en las distintas situaciones que lo requieran.
    • Realizar un seguimiento hasta el logro de la negociación con la persona a desvincular

 

  • Al finalizar el proceso:
    • Asegurarse de formalizar definitivamente la desvinculación y organizar el pago total comprometido y la entrega de la documentación laboral de cese.
    • Mantener una comunicación asertiva dentro del equipo y el entorno donde trabajaba la persona, asegurando la confidencialidad del proceso.

 

En el proceso de desvinculación un líder debe mantener el cumplimiento de normas internas, lo que implica no consentir incumplimientos de gravedad que luego puedan perjudicar el clima laboral, el respeto y el compromiso de todo el equipo.

Kmp tiene un equipo de asesores legales que pueden acompañarlos para lograr desvinculaciones exitosas.