Cada vez son más las organizaciones que han comprendido que su crecimiento depende de la capacidad que tengan para liderar de forma inteligente (y con rapidez…) un proceso de cambio y transformación cultural que los lleve hacia la profesionalización de sus empresas.

 

Implementar este cambio no requiere seguir específicamente una receta mágica. Cada organización tiene características específicas, una identidad particular que la hace única e irrepetible, prácticas y dinámicas exclusivas.

 

No obstante, para quien lidere ese cambio es importante reflexionar en profundidad sobre una serie de principios que bien entendidos pueden ser claves para lograr la transformación buscada, porque una de las claves para liderar el cambio no será aprender nuevos conceptos, procesos y metodologías, sino que el cambio pasa por aprender a aprender de otra manera.

 

  • Innovar en nuestra forma de pensar, comenzar a pensar de manera diferente como hacemos o solucionamos las cosas, de desnaturalizar lo que es común y salir de nuestra zona de confort para buscar nuevas respuestas.

 

  • Fomentar en los profesionales la idea de crear, impulsar y dinamizar el cambio es fundamental para lograr que las personas se adapten al cambio, sobre todo porque el líder no debe intentar predecir el futuro, sino asumir que liderará una realidad impredecible, preparar a la organización para navegar en un contexto empresarial impredecible, inestable e incierto.

 

  • Desterrar la creencia de que el error es perjudicial resulta crucial para impulsar una transformación cultural. Equivocarse también es una manera de aprender, de encontrar nuevos caminos.

 

  • Tener la capacidad de cuestionarse su propio estilo de liderazgo (la autocrítica), es el mejor ejercicio que un líder puede hacer para poder impulsar el cambio en la organización.

 

  • Identificar el talento de los demás y tener la capacidad de conectarlos es la clave para liderar el cambio de cualquier organización, porque liderar un cambio no es una tarea individual sino colectiva.

 

En nuestra experiencia muchas son la empresas que ya estan en proceso de cambio hacia un nuevo modelo de aprendizaje. Tu empresa, está dispuesta a crecer aprendiendo de otra manera?