La sanción de la Ley Nº 26.993 incorpora cambios en la Ley del Impuesto a las Ganancias mediante los cuales se establece la gravabilidad de:

  • Resultados provenientes de la venta de acciones, cuotas y participaciones sociales, títulos, bonos y valores;
  • Resultados obtenidos de la  enajenación de bienes muebles amortizables;
  • Distribuciones de dividendos

Si bien todas estas normas están vigentes desde el 23/09/2013, aún no están reglamentadas, por lo cual hay un vacío respecto de su aplicación y desde cuándo serán consideradas en la base del impuesto. Se presume que aquellas operaciones perfeccionadas con anterioridad a dicha fecha, no estarían alcanzadas, por lo tanto se recomienda que se formalicen las cuestiones relacionadas lo antes posible.

El primer tipo de operación alcanzado significa que cuando el socio de una SRL, SA, sociedad colectiva, sociedad irregular, o cualquier otro tipo societario, proceda a vender su participación, la renta obtenida estará gravada por el Impuesto a las Ganancias. La tasa sobre el resultado obtenido es del 15%. Sólo resultarán alcanzados los bienes que no coticen en bolsas o mercados de valores y/o que no tengan autorización de oferta pública. En cambio no corren con la misma suerte los beneficiarios del exterior quienes deberán ingresar el impuesto cuando los citados bienes sean con o sin cotización.

El siguiente caso contempla los resultados obtenidos por la enajenación de bienes muebles amortizables afectados a la obtención de rentas gravadas. A partir de ahora cuando estos bienes sean vendidos arrojando una ganancia, se declaran como los resultados habituales del contribuyente, aplicando la tabla vigente para el impuesto.

Por último, la ley incorpora la sujeción a gravamen de los dividendos que distribuyan las sociedades a sus accionistas. La alícuota que se aplica para determinar el impuesto es del diez por ciento (10%) con carácter de pago único y definitivo.