1. Metas claras:
    Saber identificar tus objetivos a cumplir, siempre uno a la vez y no pretender cumplir con todo al mismo tiempo.

 

  1. Planea tu día:
    Haciendo una lista de tareas con el orden de importancia y márcalas a medida que las vayas terminando.

 

  1. Dejar de postergar

Nada mejor que llevar a cabo aquellas tareas que lleven muy poco tiempo y tacharlas de tus pendientes.

 

  1. No sean perfeccionista
    Si piensas que una tarea esta bien realizada, no es necesario que sigas dedicándole tiempo para perfeccionarla

 

  1. Sin agobios:
    Cuando sea necesario cancela planes para poder liberar tu mente y pensar. Hay momentos en el día es que somos más eficientes y productivos que en otros.                                                                                                                                                                                                                                          
  2. Planifica tu tiempo libre:

                         Te dará la sensación de estar logrando una mejorar calidad de vida